Núria Sáez: «La gestión de la imagen corporal va más allá de intervenir sobre el físico»

La presidenta y fundadora de la Asociación de Enfermeras y Enfermeros Catalanes de Imagen Corporal destaca que el abordaje de la imagen física es una actividad propia de las competencias enfermeras, que va más allá de la simple estética

La preocupación por la imagen corporal va más allá de querer estar más guapa o más guapo. Se trata de un aspecto que puede afectar el estado emocional, la autopercepción y los comportamientos de las personas, que comporta cambios considerables a nivel biopsicosocial. La gestión de la imagen corporal es un ámbito en que interviene la enfermera, que lleva a cabo un abordaje integral del impacto físico y emocional, que queda reflejado en la propia percepción de la apariencia física de las personas. hablamos con Nuria Sáez, graduada en Enfermería, propietaria del centro de formación Desnudos Agency, presidenta y fundadora de la Asociación de Enfermeras y Enfermeros Catalanes de Imagen Corporal (ACICDDI) y vocal de la Junta de la Sociedad Catalana de Bioética en Ciencias Salud, de la Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y de Baleares. También colabora con la Asesoría de Responsabilidad Profesional del COIB.

Cómo surgió la necesidad de definir el perfil de gestora de la imagen corporal al COIB?

Dentro de la asesoría de responsabilidad profesional del COIB llegaban muchas dudas y consultas de enfermeras sobre aspectos que tenían que ver con el ámbito de la estética. Poco antes del 2013, se formó un grupo de trabajo para elaborar un documento que hablara sobre la manera como teníamos que abordar esta cuestión, dentro del ámbito enfermero, y que tuviera en cuenta la vertiente estética que hay detrás de procesos oncológicos, del envejecimiento, de las quemaduras, del cambio de género, de los trastornos alimentarios…, que pueden tener una afectación emocional y física en las personas. Estuvimos trabajando durante cinco años y, finalmente, el COIB publicó el documento Perfil profesional en el ámbito de la gestión de la imagen corporal, que define el concepto y recoge las competencias de las enfermeras gestoras de la imagen corporal. Este documento se publicó el mes de noviembre de 2017 al web del COIB y se hizo una presentación de este nuevo perfil.

Cuáles son estas actividades?

Desde el punto de vista del abordaje, revisamos la historia clínica de la persona, en basura una anamnesis y hablamos con ella para identificar cuáles son sus necesidades reales, objetivas y subjetivas. En cuanto a las actividades concretas, por ejemplo, hacemos cura de la piel, recomendamos productos para tratar el eritema que puede aparecer después de la radioterapia, miramos como abordar la alopecia, colaboramos en la reconstrucción de la mama después de una mastectomía… Otro ejemplo son las personas con una ostomía. Quizás la persona intervenida no acaba de encontrar el traje o lo pantaló que le va bien, no acabamos de encontrar la bolsa adecuada o la alimentación más adecuada… También miramos si una herida ha quedado mal y lo tenemos que desbridar, apoyamos emocional… Esto lo tiene que hacer una enfermera.

Es importante separarnos completamente del acto comercial y obrar dentro de la ética profesional, tanto para tomar decisiones sobre como haremos la cura como para determinar qué productos serán los más adecuados. Hay que tener presente también el confort, tomar las decisiones consensuadas con la persona y hablarle de alternativas a los tratamientos. Además, hay que llevar a cabo una escucha activa en todo momento. No se trata simplemente de un acto estético. La imagen corporal es más que poner unos labios más grandes o unos pómulos más prominentes. Es tener cura de la persona desde un punto de vista global, que cuando se mire se vuelva a encontrar completa o satisfecha con la proyección interna y externa de su imagen corporal.

Creus que sería necesario que se creara una especialidad en gestión enfermera de la imagen corporal?

Sí, yo creo que tendría que llegar a ser una especialidad. Esto facilitaría su visibilidad y su integración dentro de los procesos asistenciales. La enfermería comporta varias actividades: la asistencia, la investigación, la docencia y la gestión. Con esta premisa, se pueden hacer protocolos consensuados científicamente, se puede hacer revisión de las curas…

Dentro de la profesión enfermera hay conciencia sobre la importancia que tiene la gestión de la imagen corporal?

Hay muchas enfermeras que han hecho este trabajo durante muchos años y no le habían puesto nombre. Desconocen que se han convertido en expertas en gestión de la imagen corporal. Por eso, es importante lo DAC [diploma de acreditación y capacitación] de imagen corporal del COIB, que acredita las enfermeras que han demostrado tener competencia en este tema y se han formado en aspectos amplios de la gestión de la imagen corporal, como es la relación entre la ayuda, la gestión de casos complejos, la gestión de las emociones… y aprender actividades para mejorar la percepción de la imagen corporal, en general.

Qué tipo de peticiones hacen a la Asesoría de Responsabilidad Profesional del COIB relacionadas con la gestión de la imagen corporal?

La petición más frecuente es “la enfermera puede hacer esto?”, “cuáles son mis competencias?”, “qué trámites fiscales necesito?”… y después te preguntan “qué formación hay que tener para hacerlo?”

En primer lugar, el asesoramiento tiene carácter de orientación, en cuanto que enfermeras colegiadas al COIB, que tienen inquietud sobre sus competencias como enfermera gestora de la imagen corporal, y que pueden hacer ejercicio libre o compatibilizar varias actividades profesionales.

También se hace una revisión del currículum formativo, para orientar su carrera profesional hacia el perfil de enfermera gestora de la imagen corporal y, muchas veces, porque llegue a ser una enfermera avanzada y gestora de casos complejos en el ámbito asistencial.